¿Cómo estás? Bien gracias.

Esta es la respuesta que damos diariamente sin realmente ser conscientes de ella. Y aunque muchas veces respondemos de manera automática, muchas otras lo hacemos deliberadamente para evitarnos “incomodar” a los demás o porque simplemente sentimos que no es el lugar o el momento para responder con honestidad.

¿Qué es estar bien? ¿Deberíamos estar bien todo el tiempo? ¿Es siquiera eso posible? Responder estas preguntas nos llevará más que un artículo en el blog y definitivamente no buscamos LA respuesta a estas preguntas pues hay tantas como personas respirando en el planeta.

Sin embrago, es posible partir de alguna definición de bienestar para tener una idea general de lo que significa.

¿Qué es el bienestar?

La OMS define la salud como «un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». Esta definición holística reconoce la interconexión entre el bienestar físico, mental y social, y destaca la importancia de abordar cada uno de estos aspectos para alcanzar un estado de bienestar integral (OMS, 1948).

El neurocientífico Richard Davidson y sus colaboradores crearon un sistema de entrenamiento para el florecimieto del bienestar de las personas, definiendo el bienestar como el desarrollo de 4 áreas: Consciencia, Conexión, Introspección y Propósito. Ellos afirman que el bienestar es una habilidad que puede fortalecerse, devolviendo responsabilidad a las personas para cuidar de sí mismas.

En cualquiera de las definiciones, el bienestar está relacionado con la salud y a su vez, la salud no es simplemente no estar enfermo. Entonces, es importante atender diferentes áreas de la vida para experimentar bienestar.

Áreas del bienestar

  1. Física: Incluye hábitos saludables de alimentación, actividad física y descanso suficiente.
  2. Mental-Emocional: Implica gestionar el estrés, aumentar la consciencia de las emciones y pensamientos, cultivar atención plena.  
  3. Social: Mantener conexiones significativas con otros y sentirse parte de una comunidad.
  4. Propósito y Significado: Encontrar significado y propósito en la vida, estableciendo metas y aspiraciones que den sentido a nuestras acciones diarias.

Cómo el Yoga y el Mindfulness Contribuyen al Bienestar

El yoga y el mindfulness son prácticas ancestrales que han demostrado ser eficaces en la promoción del bienestar físico, mental y emocional. Estas prácticas se centran en la conexión entre el cuerpo, la mente y el espíritu, fomentando la atención plena y la conciencia del momento presente.

Integrar prácticas como el yoga y el mindfulness en nuestra vida diaria puede ser beneficioso para cultivar bienestar.

Recuerda:

  • No existen las curas milagrosas, es importante dedicar tiempo regularmente a la práctica de yoga o mindfulness, una clase puede aportar mucho bienestar pero los efectos no serán para siempre.
  • Es muy importante practicar con instructores certificados y con experiencia. El cuerpo y las emociones están completamente ligadas, asegúrate de que esto sea comprendido por tus maestros para que las clases puedan ser ajustadas en caso de ser necesario.
  • Practica la gratitud y la compasión contigo mismo durante tu práctica.
  • Intenta incorporar pequeños momentos de mindfulness en tu día a día, como prestar atención a tu respiración mientras caminas o comer con consciencia, despacio y disfrutando tus alimentos.
  • La práctica de yoga y meditación es un maravilloso complemento a la salud física, mental y emocional, sin embargo no suple el trabajo psicoterapéutico ni a nigún tratamiento médico.

Referencias:

  • Organización Mundial de la Salud (1948). Constitución de la Organización Mundial de la Salud. Recuperado de: https://www.who.int/about/who-we-are/constitution

Imagen: Brett Jordan en Unsplash